Mariano Candial, renombrado fotógrafo, presenta en Zaragoza una Exposición con cerca de 70 fotografías de Alcaine (Teruel), su pueblo natal

Alcaine figura estos días en primera línea en las lides artísticas de Zaragoza gracias a la exposición fotográfica de Mariano Candial en el Centro Cívico Esquinas del Psiquiátrico, que lleva por título Alcaine (Teruel). La exposición fue inaugurada el pasado 24 de febrero y estará abierta hasta el 15 de marzo, siendo la segunda vez que Mariano expone en estas salas

Una de las fotografías de Mariano Candial (Alcaine. Otro mundo) con un texto de Manuel Val

Mariano Candial presenta unas 70 fotografías, todas ellas de Alcaine, realizadas desde 1992 hasta la actualidad  con la captación de la última nevada, muy copiosa en la localidad. Las fotos responden a técnicas diversas desde analógicas hasta digitales y panorámicas (de una sola toma y fotomontajes digitales).

Realiza un recorrido visual por los parajes más emblemáticos del pueblo, tanto urbanos, como naturales, históricos y geográficos, mostrando, como él mismo escribe en el subtítulo de la exposición, “un lugar en la tierra donde la naturaleza, el color y el agua se  unen para crear paisajes únicos”. Desgrana un amplio abanico de lugares, con visión narrativa y lírica, como vistas del pueblo (diurnas y nocturnas), el pantano de Cueva Foradada, el río Martín, la cascada del Cubo, la fauna, la flora, los fósiles, la nieve, tierras arcillosas, minerales…

Panorámica de Alcaine, tras la nevada de este invierno, tomada por Mariano Candial desde El Serrallón

Si bien la muestra es importante porque publicita el pueblo de Alcaine en sus facetas más interesantes y destacables, lo es en mayor manera por la calidad técnica y artística  de la misma. Como ya lo definí en la revista VERDETERUEL, Alcaine es multi-paisajístico y multi-fotogénico, un lugar pleno de magia, capaz de atrapar la mirada de ávidos espectadores e irresistible a la sensibilidad artística y a las cámaras fotográficas. Pero también es cierto que Mariano Candial, hijo del pueblo, es único en la plasmación de su belleza. Las creaciones de Mariano son un regalo de lujo para los ojos visitantes. Mariano es uno de los mejores fotógrafos de nuestro espectro aragonés, llegando a cotas técnicas difícilmente superables. Es un gran escudriñador de la belleza visible y oculta, llamativa y sencilla, cercana y lejana. Es un fotógrafo paisajista nato, emanado, sin duda, de las entrañas de su pueblo.

Imágenes con Mariano de la inauguración de la Exposición. Fotos: Carmelo Esteban

En la inauguración, arropado por muchos amigos fotógrafos, sobre todo, y por un nutrido grupo de acompañantes de Alcaine,  Josa y Blesa (de cuyo concurso fotográfico anual es miembro del jurado), recalcó que su pretensión era “ofrecer una exposición amena y entretenida”, opinión que refleja su postura humilde, como resalta Javier Lozano, Director de la revista El Hocino de Blesa: “Yo destacaría su modestia, reconociendo cómo había tenido que preparar la exposición con rapidez por faltar la previa en el programa de exposiciones o cómo alguna fotografía la ha tenido que hacer con el teléfono por rompérsele una pieza de la profesional, precisamente los días de la nevada”.

Cartel de la Exposición. Mariano Candial con distintos asistentes. Foto: Carmelo Esteban

En suma, exposición completa y magnífica con tema monográfico de Alcaine, que aún resalta más las características espectaculares y agrestes de este rincón de Aragón, uno de los más bellos de la región.

Crónica de Manuel Val Lerín

La gente de Alcaine quiso arropar a Mariano Candial en la inauguración. Foto: Carmelo Esteban
Mariano Candial entre amigos y compañeros. Foto Carmelo Esteban

El director aragonés Carlos Val pondrá en liza su segundo largometraje ‘Planeta 5000’ con su estreno en cines. El primero, ‘bestfriends’, se visionó en Alcaine hace poco más de 2 años

El viernes 31 de enero se estrenó en la Filmoteca de Zaragoza la película ‘Planeta 5000’ del director aragonés Carlos Val y del 2 al 6 de febrero se proyectará en Barcelona (Cine Maldà)

Este largometraje cuenta la historia de una mujer que nace en una secta de la cual intenta salir, además de otro personaje que intenta introducirse en la propia secta. El nombre de la película hay que decir que es una canción, un tanto desconocida, de la década de los 80 en el que su estribillo se antoja fundamental para entender una idea clave en la que se basa la película. Al director -de San Mateo de Gállego- le apareció el interés por este guión debido a la manipulación de personas, que suceden en sectas o incluso en las relaciones interpersonales. La película es una reflexión que tenemos que plantearnos sobre la realidad y la facilidad con la que se puede llegar a perder.

La película rodada en tierras aragonesas, está producida por el también aragonés José Ángel Delgado, el cual estuvo junto a Carlos Val en ALCAINE el verano de 2016 presentándonos «bestfriends«, película que al margen de ser del agrado del numeroso público, fue galardonada como mejor largometraje, dirección y guión de los premios Simón (premios del cine aragonés) en el año 2017.

Carlos Val visionando en el monitor una secuencia del rodaje

«Planeta 5000» estará en Zaragoza, Madrid y Barcelona a partir del 1 de febrero. En concreto en Barcelona se proyectará en el Cine Maldà desde el domingo día 2 al jueves día 6 en la sesión de las 20hrs. Pero no será el único estreno del director aragonés ya que a finales de ese mismo mes se emite la esperada apuesta de Aragón TV por la ficción: «El Último Show», una serie creada por Álex Rodrigo («La Casa de Papel») y dirigida al alimón junto a Carlos Val.

«Planeta 5000» / España, 2019 / Dirección: Carlos Val / Intérpretes: Kimberly Tell, Itzan Escamilla, Críspulo Cabezas

Sinopsis:
Sergio (Itzan Escamilla) ha conocido a un peculiar grupo de jóvenes que usan su afición al deporte para extender la palabra de Dios. No tarda en ver en ellos la solución para escapar de una realidad que no le satisface. En esa comuna vive Iris (Kimberley Tell), una «prostituta de Jesús» nacida y crecida bajo los dogmas de su grupo. Inspirada por una pegadiza canción de los 80 titulada “Planeta 5000” con la que se identifica, Iris escapa junto a Mario (Críspulo Cabezas) buscando una libertad que no tarda en ser un espejismo. Como dice el estribillo: “los que entran se quieren salir, y los que nunca han venido no sueñan más que con venir”. Dos realidades, dos planetas aparentemente opuestos, que atraen a nuestros personajes a una trayectoria de colisión inevitable.