La iglesia de Alcaine, limpia y desinfectada para la primera misa tras el cierre y confinamiento

Se han reubicado y señalizado los bancos para mantener la distancia de seguridad entre los asistentes

Bancos con las pegatinas que señalan dónde sertarse y señales en pasillo dónde posicionarse para comulgar

En la fase 1 en la que transita Alcaine y el resto de Aragón, se reinicia -tras tres meses- el culto en las iglesias con las primeras misas tras el prolongado confinamiento que hemos padecido. Ya puede celebrarse la eucaristía con público pero siempre que el templo albergue como máximo a un tercio de su aforo posible.
Con ese fin -a indicación del párroco Karol Giraldo- hace unos días se procedió a la limpieza y desinfección de la iglesia de Alcaine y se marcó en todos los bancos del templo el espacio concreto en el que sentarse para mantener la distancia de seguridad entre los asistentes. Se han resituado cuatro bancos trasladándolos del centro de la nave a las capillas laterales con lo cual se ha aumentado la separación entre ellos. Así caben 30 personas, más los que pueden permanecer en pie o arriba en el Coro. De igual forma se han señalizado en el pasillo central las posiciones a ocupar para el momento de comulgar. En la entrada se han situado dos alfombras, la primera rociada con lejía para desinfectar y la segunda para secarse las suelas y poder ya acceder. Se entrará por una puerta y se saldrá por otra y el cepillo se ha situado junto a la salida para no tener que pasar la cesta de colectas entre las personas sentadas en los bancos. En la puerta de la iglesia se colocará una persona con gel hidroalcohólico para que todos los que entren se desinfecten las manos. Habrá también a disposición mascarillas, aunque se presume que no serán necesarias dado que los habitantes de Alcaine ya portan a diario las suyas para sus salidas habituales.

La Conferencia Episcopal Española ha publicado un documento: MEDIDAS DE PREVENCIÓN PARA LA CELEBRACIÓN DEL CULTO PÚBLICO EN LOS TEMPLOS CATÓLICOS DURANTE LA DESESCALADA DE LAS MEDIDAS RESTRICTIVAS EN TIEMPO DE PANDEMIA (descargar aquí). Aparte de todo lo que indica el Documento, para evitar contagios y como acto de caridad:

  1. Hay que dar la comunión a la mano. Habrá que evitar todo contacto entre las manos de quien distribuye la comunión y las manos del fiel que la recibe.
  2. Las personas que distribuyen la comunión durante la eucaristía, tienen que desinfectarse las manos antes y después de distribuirla.
  3. En todo y para todo, hay que mantener la máxima prudencia, prevención y responsabilidad, ya que el virus continúa activo y tiene una gran potencia de contagio.

En la Semana Santa del Covid-19 el párroco Karol Giraldo manda un mensaje a los fieles y habitantes de los 8 pueblos de la Unidad Pastoral de Muniesa

En Alcaine, al igual que en el resto de pueblos, sonarán las campanas a las 12 hrs. del Domingo de Resurrección

Capilla instalada en la Casa del Cura, en Muniesa

Cuando está a punto de cumplirse un mes del cierre de todas las iglesias y en unas fechas tan especiales para todos los cristianos como es la Semana Santa (en la liturgia romana de la Iglesia católica, comprende desde la tarde del Jueves Santo, cuando concluye la Cuaresma, hasta la madrugada del Domingo de Pascua o Resurrección) los fieles han tenido que vivir estas fechas tan especiales en confinamiento y sin poder acceder a los lugares de culto. En muchas Semanas Santas de España, la Pascua es el día en el que culmina su semana mayor. En Málaga o en Sevilla, por ejemplo, se realiza la salida procesional de Cristo Resucitado, el cual representa el momento en el que Jesús de Nazaret resucita y sale de su sepulcro por lo que este año, a causa de la pandemia, ha sido una de las más atípicas de la historia sin procesiones ni celebraciones litúrgicas en las iglesias.
Karol Giraldo, el párroco a cargo de la Unidad Pastoral de Muniesa que agrupa a 8 localidades (Muniesa, Cortes de Aragón, Blesa, Josa, Maicas, Plou, Alcaine y La Hoz de la Vieja) ha querido estar cercano a su fieles y ha utilizado diferentes medios para acercar el calor humano y espiritual a través de la megafonía (en el caso de Muniesa) o de mensajes de audio que ha enviado a los vecinos/as de los pueblos.
En ellos, Karol «Vuestro cura y amigo, rezo por todos vosotros y le pido al Señor que os acompañe y os llene de fuerza y os libre de este mal que aqueja a toda la Humanidad«.
Asimismo ha pedido que a las 12 hrs. del Domingo de Resurrección suenen las campanas en todas las iglesias de la Unidad Pastoral. En el caso de Alcaine, Cipriano Gil ya tiene todo preparado para efectuar ese bandeo de campanas que anuncia la felicidad por la Resurrección de Cristo (y de paso aprovechó la visita a la iglesia para arreglar el toque de cuartos del reloj, que se había averiado).

* ESCUCHAR MENSAJE KAROL GIRALDO

Antonio Gómez, Obispo de Teruel y Albarracín, publica en Diario de Teruel un interesante artículo sobre el cierre de las iglesias

En Alcaine, como en las localidades de la provincia, no se realizan oficios religiosos desde el pasado fin de semana

Buena parte de la población de nuestros pueblos viven la fe -de sus diferentes religiones- individual y colectivamente en celebraciones conjuntas que ahora, con las medidas de excepcionalidad adoptadas por la pandemia no se pueden llevar a cabo. Así ha ocurrido con la supensión de las misas en todas las parroquias de los municipios de Teruel odenada por el obispo Antonio Gómez. El párroco Karol Giraldo (que lleva la Unidad Pastoral de Muniesa, que agrupa además a las parroquias de Blesa, Cortes de Aragón, Alcaine, Josa, Maicas, Hoz de la Vieja y Plou) ya no celebró la misa en Alcaine el pasado sábado como es habitual, ni se abre la iglesia -como hacían algunos fieles- para reunirse a rezar el rosario.
En un artículo de Opinión en la edición del martes del Diario de Teruel, el obispo -que ya ha visitado Alcaine en un par de ocasiones– da unas pautas para vivir la fe en estos días tan excepcionales. Una frase del último párrafo del escrito del obispo nos da el consejo para estas jornadas tan duras de confinamiento: «Miremos nuestro interior y hagamos silencio, en donde nos habla Dios»

Una fotografía de Alcaine y su iglesia, portada de la carta pastoral conjunta de los obispos de la diócesis de Aragón

La publicación sobre La iglesia en Aragón, al servicio del mundo rural… lleva por título: Nazaret eran un pueblo pequeño

Los obispos de las seis diócesis aragonesas publican este domingo una carta pastoral conjunta que aborda el grave problema de la despoblación en el mundo rural y su incidencia en la vida de la iglesia, siendo éste el primer documento que aborda esta temática en España. El obispo de Teruel y Albarracín, D. Antonio Gómez Cantero, ha sido el coordinador de esta publicación que tiene como principal finalidad la orientación en la evangelización y la acción pastoral en los pueblos poco habitados. La obra se estructura en tres bloques: (I) Una mirada a la realidad; (II) Lectura creyente de la realidad pastoral y (III) La pastoral en los pueblos pequeños.

La elección de una fotografía de Alcaine -tomada por Cipriano Gil- para la portada de este importante documento de la Iglesia de Aragón, es un hecho que nos llena de orgullo y satisfacción siendo un reconocimiento a los pequeños pueblos y a las personas que han optado por permanecer en ellos y ser los transmisores y referentes de la fe. Hay que señalar que el señor Obispo ha visitado este año en dos ocasiones Alcaine para preparar y participar en unas Jornadas de Pastoral de Juventud que se realizaron en nuestro pueblo.
El documento, presentado en la capital aragonesa, lleva por título: La Iglesia en Aragón al servicio del mundo rural. Nazaret era un pueblo pequeño y en sus 41 páginas y 122 puntos realiza una mirada a la realidad desde el punto de vista social, cultural, económico, político y eclesial para abordar la situación de la llamada España Vaciada, la mirada creyente a esa realidad y las acciones que se proponen. Está teniendo tan buena acogida el documento e interés que ya han sido solicitados ejemplares por obispos desde diversos puntos de España.

Y no sólo ha sido la Carta Pastoral propiamente dicha sino que también la hoja parroquial que se distribuye en la Comunidad Aragonesa Iglesia en Aragón lleva el tema y la fotografía de Alcaine a su portada.