Balance de la nevada «Filomena» en Alcaine: Incomunicados 60 horas pero con servicio eléctrico, telefonía y televisión

Afortunadamente no hubo ninguna urgencia médica ni desabastecimiento de alimentos hasta finalizar el aislamiento

La borrasca «Filomena» que tuvo su cénit en Alcaine el día 9 de enero con la nevada más copiosa, no ha causado de momento los daños que ocasionó hace casi justo un año el temporal «Gloria«. De todas formas, hay que estar pendiente cuando se produzca el deshielo en todos los barrancos del territorio y que desaguan al río Martín. La Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) ya comenzó -en previsión- a desembalsar agua del pantano de Cueva Foradada la mañana del mismo día 10 porque superaba ya el 92% del volumen de su capacidad. Con el temporal «Gloria» fueron casi 60 horas durante las que Alcaine estuvo incomunicado por la carretera y un par de días más a través de las pistas forestales y senderos que comunican con otras poblaciones… y con esta borrasca «Filomena» se han repetido las mismas circunstancias, abriendo camino la quitanieves por la carretera este lunes al mediodía.

Espectacular y completo video de la nevada en Alcaine, grabado por Cipriano Gil

En esta ocasión el sábado 9 y el domingo fueron los días más duros, comenzando el lunes 11 con bajas temperaturas (-2,9º a las 11 de la mañana) pero afortunadamente fue ganando el sol la lucha con las nubes, lo que ha ido facilitando las labores de limpieza. El alguacil, ayudado también por varios voluntariosos vecinos han ido abriendo camino con palas para poder andar por las calles yacceder a los lugares más importantes (consultorio, ayuntamiento, albergue, iglesia, plazas, etc.). Duro trabajo ya que había espesores de casi 40 cm y zonas de hielo. A las 12 horas de este lunes ha llegado la máquina quitanieves hasta la misma entrada de Alcaine quedando expedita la carretera para desplazarse si fuera necesario, finalizando así el aislamiento.

Vecinos de Alcaine colaborando en la limpieza de nieve de las calles. Fotos: C. Gil
Fotografías de Alcaine en la nevada y… ¡piragua por una calle!
Espectacular panorámica desde La Solana con el río y pueblo. Foto: Cipriano Gil
Carámbanos de hielo cuelgan de las tejas en las casas de Alcaine. Foto: C. Gil

La revista de viajes «A TIRO DE PIEDRA» del CELAN publica un magnífico reportaje sobre Alcaine, Josa y Obón

POR LAS GRIETAS DE LA TIERRA: OBÓN, ALCAINE Y JOSA… un trío de ases

El recientemente publicado número 8 de la revista A TIRO DE PIEDRA (una de las diversas publicaciones periódicas del Centro de Estudios Locales de Andorra, CELAN) ofrece en versión digital nuevas propuestas de viajes que van desde lugares lejanos y exóticos (Beirut, India) como a entornos cercanos y del resto de la provincia y Aragón. Como los anteriores números mantiene una maquetación exquisita y magníficas fotografías que complementan a la perfección el elaborado texto de los artículos, cuajado de datos tanto históricos como funcionales y prácticos que animan a realizar el viaje para disfrutar de esas experiencias.

Destacamos en este número el amplio reportaje de una docena de páginas (de la 25 a la 37) sobre tres municipios de las Cuencas Mineras: Obón, Alcaine y Josa que no dudan en calificar como un verdadero trío de ases. Beatriz Ara desgrana, en su certero texto, algunas de las características principales de esas localidades instaladas en las grietas de la tierra y las excelentes fotografías de Rosa Pérez sólo hacen que incrementar el deseo de visitarlas. El recorrido se inicia en Obón para seguir por Alcaine (ocupa la mitad del reportaje) y finalizar la visita en la vecina Josa. Además de las fotos de la revista, en la web hay una amplia galería fotográfica que hay que visualizar. A través de las páginas del reportaje nos muestran lugares emblemáticos de cada una de las localidades (patrimoniales, etnológicos y naturales) pero sin dejar de mostrar la vertiente humana, a los pobladores en su lucha por labrarse un futuro personal al unísono con el del municipio, demostrando que para que los pueblos vivan, hay que vivir los pueblos.

Senderismo en Alcaine: una apasionante y continua lección de naturaleza viva

Un paseo por cualquier ruta de Alcaine asegura el pleno disfrute de la naturaleza

Fotos: MERCEDES GASCÓN (paisaje y joven culebra de escalera) y ALFONSO GASCÓN (buitre leonado)

Una de las actividades más recomendables durante la estancia -permanente u ocasional- en Alcaine es aprovechar los días para hacer rutas por algunos de los senderos que recorren todo nuestro excepcional entorno natural. Hay gran variedad de senderos de pequeño o gran recorrido y de diferente grado de dificultad. Algunos figuran en los folletos de turismo de la Comarca Cuencas Mineras (GR-262, El Cubo) o del Parque Cultural del Río Martín (Pinturas Rupestres, Ruta de las Torres Medievales, ruta al Embalse, etc.) pero hay otras que aún no apareciendo en esas publicaciones, son realmente espectaculares. No cabe duda de que el conocimiento del terreno posibilita el acceso a lugares de belleza insospechada por el visitante, por lo que es recomendable informarse bien de todas las posibilidades. La formación, hace dos años del grupo SENDERISTAS DE ALCAINE -con más de una veintena de andarines y andarinas de todas las edades- ha sido un auténtico revulsivo para preocuparse más del estado de los senderos y del cuidado del medio ambiente (participando en desbroce de caminos y recogida de basuraleza, por ejemplo). Cualquier día y momento es bueno para pasear (con calma o a buen ritmo) y recorrer alguno de los trazados existentes, dependiendo de la preparación y voluntad de cada persona, porque ese paseo puede hacernos partícipes de la belleza del paisaje y de la vida animal que resiste hasta en recónditos y agrestes entornos.

Foto: COTO DE ALCAINE (ejemplar macho de cabra montés)

Alcaine lo tiene todo: el sinuoso río Martín que renace recorriendo vegas y estrechos casi infranqueables; los torrenciales ríos Radón y Seco que han dado forma a paisajes espectaculares; la geología, con anticlinales y sinclinales, margas y formaciones que parecen de otro planeta; la variada flora (con árboles centenarios: sabinas, latoneros, serbal, olivos, chopos cabeceros) y una fauna que puede sorprendernos en cualquier momento y lugar (cabra montés, buitre leonado, rapaces, reptiles y anfibios, avifauna de páramos, estepas, río y pantano, patos, visones, zorros, tejones, etc.). Cada día es un buen momento para iniciar el paseo o ruta y porque hasta la hora en la que se hace, cambia el aspecto y percepción de cada recorrido. Respira aire puro, desestrésate y vive los aromas, colores y sonidos que la naturaleza te ofrece en Alcaine.