Cumplimiento total al llamamiento de la Alcaldía para que no se viajara a Alcaine el fin de semana

Los treinta habitantes que residen en Alcaine, a fecha del día 13, viven con tranquilidad las medidas adoptadas por el Gobierno

Tras el conteo de residentes que ha realizado el alguacil Cipriano Gil esta mañana, son treinta los vecinos y vecinas que habitan en estos momentos en Alcaine, tras la salida de alguno más en días anteriores. De ellos, bien es cierto que hay un grupo de mayores septua y octogenarios pero también otros de mediana edad e incluso un par de adolescentes. Las medidas tomadas por el Gobierno de la Nación, entre ellas el confinamiento y la limitación de movimientos, es bien cierto que en nuestros pueblos con tan poca densidad demográfica es más llevadera que en las grandes ciudades…también porque las casas son de varias plantas, en lugar de los pisos normales de las urbes. El Bando de la Alcaldía lleva pegado en la puerta del Ayuntamiento desde el viernes y se le dio amplia publicidad entre vecinos, familiares y en las redes sociales por lo que se ha cumplido estrictamente y no ha acudido nadie este fin de semana al pueblo, para evitar en todo lo posible la extensión del virus por los posibles portadores llegados de las diversas ciudades en las que residen descendientes de Alcaine y que cuentan en el pueblo con segundas residencias.

Mirador de San Ramón desierto, a pesar del sol de la mañana. Foto: Cipriano Gil

La vida en Alcaine desde la declaración del Estado de Emergencia en España, ha transcurrido con absoluta normalidad. Los vecinos se han ido llamando por teléfono o escrito por el WhatsApp interesándose por cómo se encontraban ya que excepto en unos pocos casos están bastante separadas las viviendas con moradores. Se ha salido durante algún rato de casa con la certeza de no encontrarse con nadie salvo algún saludo lejano ya que tanto el Bar del Albergue como el Tele-Club están cerrados hasta nueva orden ya que son el punto de encuentro y para echar la partida de cartas o socializar. Sin duda, lo que peor llevarán los vecinos en estos largos días.
Cipriano Gil, manifestaba a LA VOZ DE ALCAINE que: «mañana saldré a trabajar para el municipio como cualquier día laborable, porque hay siempre cosas que hacer y arreglar. A pesar de que no vengan visitas, hay que mantener el pueblo limpio. Y los albañiles particulares que trabajan en diferentes obras pienso que acometerán también sus respectivas tareas«.
De momento los servicios públicos de correo y particulares como el panadero y camión de la tienda acudirán con normalidad los días fijados. Además de la normal solidaridad entre los vecinos porque cuando se desplaza alguno fuera a comprar (a Muniesa, Montalbán o a Utrillas) avisa, por si alguien necesita algo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *