EL dia 1 de febrero el embalse de Cueva Foradada llegó al 99,99% de su capacidad, superando los 22 Hm3

El deshielo de la gran nevada multiplicó por diez el caudal del río Martín a su paso por Alcaine

El río Martín a su paso por la Estación de Aforos del Gradillo

La histórica nevada que cubrió de blanco varias comarcas de Teruel provocando problemas de diversa índole ha tenido también algún efecto positivo en los campos de cultivo, los bellos paisajes nevados (sirva como ejemplo esta fotografía de Alcaine, tomada por Mariano Candial) y sobre todo en el aumento del caudal de los ríos que surcan nuestro territorio.

El sol comienza a fundir la nieve que tapiza Alcaine y su entorno. Instantánea de Mariano Candial

Aunque en algunas localidades han llegado a desbordarse, no ha sido así en Alcaine ya que se ha mantenido en su cauce… pero eso sí, casi multiplicando por diez el caudal de fechas anteriores. Prueba de ello es la medición obtenida en la Estación de Aforos, situada en El Gradillo, que pasó de indicar un caudal medio el 16 de enero de 1,63 m3/s a 13,75 m3/s el día 29 de enero.
Este incremento del aporte de caudal del río Martín posibilitó que el pantano de Cueva Foradada alcanzara su cota máxima al llegar al 99,99% de su capacidad, embalsando 22,078 hm3 y situándose a una cota de 579,93 msnm por lo que el agua saltaba por el sobrador. La CHE (Confederación Hidrográfica del Ebro) en previsión de lluvias y como medida de seguridad ha desembalsado agua estos días hasta dejarlo el día 6 de febrero al 95% de su capacidad. Hay que destacar que no sólo el río Martín ha aportado sus aguas sino que hay que sumar el caudal del río Radón que está vertiendo un agua fría y cristalina que discurre por todo El Hocino.

Los paseos de senderistas, para admirar el pantano en su plenitud y el variado entorno paisajístico, son frecuentes y más en estos primeros días de febrero gracias a un clima impropiamente templado que permite disfrutar de estas fechas invernales.

Imágenes del embalse de Cueva Foradada, captadas por Mercedes Gascón

El embalse de Cueva Foradada está al 92,8% de su capacidad, casi un 30% más que la media de los últimos 5 años

El volumen embalsado supera los 20 Hm3, a un nivel de 579,06 msnm cuando la cota de aliviadero está a 579,93 msnm

La tristeza de ver desde Alcaine el embalse de Cueva Foradada -hace apenas año y medio- cuando su nivel alcanzaba el 30% de su capacidad, quedó paliada tras las lluvias torrenciales de mediados de octubre de 2018 y la imponente riada que ocasionaron y que llevó a elevar el nivel del pantano al 66 % en apenas dos días. Ese año pasado la pluviometría anual acumulada recogida en la estación del Repetidor de Benicozar marcó 419,6 l/m2 y en la estación del pantano (en la corona de la presa, en Oliete) alcanzó los 598,8 l/m2 siendo el día 19 de octubre el de mayor precipitación (76,4 en Benicozar y 113,2 en Oliete). Gracias sobre todo a esas lluvias y al caudal del río Martín que se mantuvo alto durante meses se consiguió mantenerlo lleno hasta el día de hoy.

Foto: CIPRIANO GIL Cola del embalse de Cueva Foradada (Alcaine, diciembre 2019)

Mientras que con fecha 13-12-2019 el conjunto de los embalses del Ebro está al 61,7% de su capacidad (apenas un 7,23% más que el promedio de los últimos 5 años), el de Cueva Foradada está al 92,8% lo que representa un 29,91% más que la media de los últimos cinco años y en este año, incluso sin riadas apenas tiene un 7% menos que el año anterior. El caudal del río Martín, medido en la estación de Aforos del Puente del Gradillo, oscila en estos días de 0,45 a 0,50 m3 por segundo.

Foto: MERCEDES GASCÓN. Vista parcial del pantano de Cueva Foradada desde la montaña de Benicozar (Alcaine, diciembre 2019)

La cota del embalse en esta fecha está a 579 msnm (metros sobre nivel del mar), con un volumen de resguardo de 1,598 hm3 y para mantener un margen de seguridad (por posibles tormentas y avenidas de agua) se desembalsa más agua de la que aporta el río Martín, con una entrada de agua de 54,6 dam3/día y una salida de 73,61.