Fallece D. Antonio Legua, que fue párroco de Alcaine durante once años (1984-1995)

Las grandes obras de rehabilitación de la iglesia de Alcaine en 1994 se hicieron siendo él su parroco

Don Antonio Legua Serrano nació en el vecino municipio de Cortes de Aragón en el año 1941 y ha fallecido a los 79 años, celebrándose su funeral en Muniesa (de la que fue párroco y residió durante años) este sábado 25 de abril. Ordenado sacerdote en 1966 ejerció y vivió su ministerio como párroco de varios pueblos tanto del Arciprestazgo de Montalbán como del de Albarracín. Queda en el recuerdo de muchas personas de todos esos pueblos -y no sólo feligreses- como ejemplo de buena persona y gran corazón. El comentario de Isabel Gracia, paisana de Cortes, lo expresa bien: “Nos ha dejado un gran sacerdote y maravillosa persona, humilde, caritativo, muy humano, siempre con una sonrisa y unas palabras o consejos acertados y llenos de dulzura“. Era párroco emérito de La Hoz de la Vieja y fue sacerdote de Oliete durante muchos años dejando un recuerdo imborrable al igual que en Josa, Plou, Guadalaviar, Maicas y en Alcaine. La Diócesis de Teruel y Albarracín celebró las Bodas de Oro Sacerdotales de Don Antonio hace apenas 4 años, en junio de 2016.

D. Antonio, en su ordenación sacerdotal (1966) y en la presentación de un libro de Arte Rupestre en la iglesia de Alcaine.

Fue cura de ALCAINE desde 1984 hasta finales de 1995 y en el año 1994 se realizó, siendo D. Antonio el párroco, la mayor obra de rehabilitación de la iglesia con la consolidación de todas las paredes, bóvedas y techumbres del templo, así como la iluminación y las ventanas de alabastro. Fue embaldosado el suelo y se restauró toda la torre completa, colocando en el Chapitel un pararrayos. El coste de esa obra ascendió a más de 22 millones de las pesetas de esa época (133.000€)

Mosén Antonio Legua, rezando ante un altar en El Planillo durante la procesión del Corpus (Alcaine, 1991) Foto: M. Candial

Fallece la alcainesa más longeva: Miguela Muniesa Morales, a los 102 años

Miguela Muniesa, fue un ejemplo de feminismo y valentía en unos tiempos durísimos en la España rural

Miguela Muniesa, con un ramo de flores en su centenario

El día 10 de abril por la mañana se produjo el fallecimiento -por muerte natural- de Miguela Muniesa Morales, la alcainesa con más edad que aún vivía. Desde hace años permanecía en la Residencia Nuestra Señora de las Nieves, en Letux (Zaragoza) y desde hace meses su llama se iba apagando día a día, hasta que llegó el momento inexorable de su adiós. Miguela tuvo una vida muy particular y fue una adelantada a su tiempo siendo un ejemplo de valentía y feminismo en un mundo rural donde la labor de la mujer estaba muy predeterminada.

Las excepcionales circunstancias en las que vivimos durante la pandemia no permitieron el normal funeral e inhumación en Alcaine -además porque la crecida del río Radón impedía acceder al cementerio- así que la familia decidió el traslado al tanatorio de Alcañiz para su incineración y se efectuará la inhumación de las cenizas, en el cementerio de su Alcaine querido, cuando sea posible.

Fallece Luis Navarro, vecino y restaurador del retablo barroco de la iglesia de Alcaine

Querido y respetado por todos, deja inconclusa su obra de restauración total del retablo, en la que empleó más de 1.400 horas

Luis Navarro y el reportaje sobre la restauración del retablo, a doble página, en Diario de Teruel

Luis Navarro Vega (Zaragoza, 1943), casado con Pilar Gascón, de Alcaine, falleció el 17 de marzo en Alcaine, celebrándose el funeral al día siguiente, 18 en la iglesia de Santa María la Mayor ante el retablo y laterales del altar mayor, restaurados por el propio Luis para proceder al consiguiente entierro en el cementerio de la localidad.
Luis pereció a causa de un infarto agudo de miocardio, ajeno por completo a la crisis del coronavirus. Fue asistido en un principio por Mercedes, enfermera, y por Cipriano, vecino del pueblo con la ayuda de RCP (Recuperación Cardio Pulmonar) y desfibrilador hasta que se presentó con mucha celeridad un equipo de médico y enfermera, provisto de ambulancia. Tras media hora de intentar la reanimación con todo tipo de asistencia, no se pudo lograr la supervivencia.
Hasta el decreto de confinamiento en las viviendas, Luis siguió moviéndose por el pueblo con su ciclomotor para minusválidos y hasta el último momento realizando dibujos y pequeñas restauraciones en su casa, sin perder nunca la ilusión de poder concluir la restauración definitiva del retablo en su parte superior.

Celebración de San Agustín (en 2017) donde se homenajeó a Luis por su espléndido trabajo de restauración

Luis Navarro, después de un periplo de aprendizaje y trabajo en arte, decoración y restauración en las empresas familiares de ARTE SACRO NAVARRO y CRISTALCOLOR de Zaragoza, recorriendo Zaragoza y provincia, Huesca, Teruel (Muniesa, Estercuel, Aliaga), Logroño, Lérida, además de Latinoamérica, se afincó en Alcaine a partir de 2.000. Su inquietud y formación artística le llevó a restaurar desinteresadamente imágenes de la iglesia de Alcaine y de Josa.

Pero su obra principal fue la restauración del retablo, iniciada en la parte inferior por Carmen Masnou con la ayuda de Rosa Gascón, José Luna, Luis Olivares y Cipriano Gil. En 2014 Luis asumió sin ánimo de lucro, bajo el patrocinio de los entonces párroco Mosen Avelino Belenguer y alcalde Cipriano Gil la acometida de continuar la restauración iniciada con la inestimable ayuda en la colocación de andamios de Cipriano Gil, Gustavo Royo y Mihai Corne, sin olvidar, por supuesto, el continuo apoyo y compañía de su esposa Pilar Gascón.
Luis invirtió más de 1.400 horas de trabajo, sirviéndose para su ejecución de las reminiscencias y restos persistentes in situ y la visita y fotografías de los similares retablos en estuco de Galve, Villarquemado y Cabra de Mora. Consiguió la restauración de la casi totalidad del retablo frontal, resaltando la imagen de la Virgen con el Niño y los dos alto-relieves laterales (Virgen del Pilar y Ascensión de la Virgen María).

Vista general del retablo del Altar Mayor (el tercio superior es el pendiente de restaurar)

Dado el éxito de la llamativa restauración y el delicado estado de salud de Luis Navarro, el 28 de agosto de 2017, festividad de San Agustín, patrono de Alcaine, se celebró una misa, presidida por el Vicario General de la diócesis de Teruel, Don Alfonso Belenguer, con homenaje a Luis Navarro y a su eficaz labor realizada.
Me considero pagado por la aceptación general de los impulsores del proyecto y de los vecinos del pueblo, además de los visitantes que lo han contemplado”, nos comentaba el autor-artista en el reportaje que le dedicamos en el nº 10 de La Pica de Alcaine (DESCARGAR AQUÍ), en el que recordamos que Luis ha entrado a formar parte de la Historia de Alcaine.
Un sincero y afectuoso pésame para Pilar Gascón y Elena Navarro.

Texto y fotos: Manuel Val Lerín

Luis (sentado con su hija Elena y mujer, Pilar)) junto al Vicario General y el entonces párroco de Alcaine, Avelino Belenguer
Reportaje en Diario de Teruel sobre la restauración del retablo, por parte de Luis Navarro