Carlos Pardo Satorres nos explica detalles del trabajo de restauración del retablo barroco de la iglesia de Alcaine

1.500 horas de trabajo para un resultado espectacular: el retablo ya parece cobrar vida

Una vez concluido, por Carlos Pardo Satorres, el trabajo de restauración final del retablo barroco -de estuco de yeso- de la iglesia de Santa María La Mayor, en la localidad turolense de Alcaine, es el momento de que nos explique un poco diversos aspectos del magnífico trabajo que ha realizado durante más de un año y del que todo el pueblo se siente especialmente agradecido y satisfecho.

Pregunta- Carlos, ¿cuál es su experiencia profesional en arte y restauración?
Respuesta- A partir de los 12 años mi padre, que se dedicaba a la decoración me empezó a enseñar a policromar y dos años más tarde comencé a trabajar ya con él. Nos dedicábamos a pintura mural, imitación piedra, policromía, decoración en general y de ahí viene mi profesión, basada en materiales antiguos. La empresa ha realizado durante 40 años trabajos en diversos ámbitos, tanto particulares como públicos y también en varias iglesias.

P- ¿Qué es lo que le motivó a acabar de restaurar el retablo de Alcaine? ¿qué lazos le unen a Alcaine?
R- Mi mujer es nacida en Alcaine [Rosa Adán Gil ] y hace unos 6 años decidimos venir de Cataluña a vivir aquí, en la casa familiar. Ha sido, ya jubilado y disponiendo de tiempo, cuando he podido realizar el trabajo voluntario y no remunerado en la iglesia. Veía que era necesario acabar la restauración y recuperar el esplendor del retablo. He de decir que para mí ha sido un honor, poder continuar la labor que inició Luis Navarro en el segundo cuerpo del retablo y los medallones laterales.

P- ¿Cuál ha sido el proceso de restauración, ¿cómo lo ha realizado?
R- Lo primero como es lógico ha sido realizar una limpieza profunda, imprescindible y más después de tantos años sin hacerse. Le he dado dos manos de imprimación a todo y una de látex puro para que quede todo material bien fijado y a partir de ahí trabajarlo con pintura, alguna patina con óleo, goma laca para poder dorar, pan de oro y encima goma laca descerada que es la que fija el oro, le da transparencia y después ya se puede patinar con betún de judea, con óleos, etc. Hay zonas en este retablo que tienen 8 manos diferentes de material.
P- La restauración ha incluido tener que sustituir, completar o recomponer también algunas figuras dañadas durante la Guerra Civil. ¿Qué elementos?
R- Pues sí, durante la contienda los milicianos dispararon y rompieron varias partes y figuras del retablo. Finalizada la guerra dos albañiles del pueblo hicieron lo que pudieron para tapar los impactos y recomponerlas. Ahora se han restaurado parte de medallones, manos, pies, la cabeza y cola del demonio, se han recuperado un par de cabezas originales, las balanzas, el pez, los báculos, una lanza, flores, etc.
P- ¿Cuál ha sido la mayor dificultad con que se ha encontrado? ¿Cuánto tiempo le ha llevado la restauración?
R- Una de ellas la altura, pero más que nada los andamios porque al no ser una pared recta, sino que sobresalían las figuras de santos y ángeles, quedaba separado y ha habido que instalar balcones o salientes que añadían aún más dificultad. Comencé a finales de febrero de 2021 y descontando los días que no he trabajo por razones personales o técnicas (cambio posición de andamios) serán unos 9 meses de trabajo que sumarían más de 1.500 horas.

P- ¿Cómo han reaccionado los vecinos que lo han visto hasta ahora?
R- Pues maravillosamente bien y esa es la mayor satisfacción que a mí me da. Me han dado las gracias infinitas veces. Y no sólo del pueblo sino de numerosas visitas que se acercan a ver la iglesia y el retablo. Y el sacerdote Karol Giraldo, pues encantado también como es lógico.
P- El valioso retablo ya está acabado ¿hay algo más en la iglesia que necesite alguna intervención y esté pensando en ello?
R- Sí, hay algunas que yo no podré hacer como las cúpulas interiores, que es trabajo para una vida, pero sí hay otras como un banco, el altar, dos puertas y cuatro rosetas en la nave central que sí que tengo previsto acometer. Al igual que arreglar en varias arcadas de las capillas algunas serigrafías de yeso con la ayuda del especialista Tomás Martín.
P- El año que viene se cumple el tricentenario de la iglesia de Alcaine y está prevista la inauguración oficial del retablo restaurado. ¿qué siente?
R- Siento un orgullo muy grande al ver todo el retablo restaurado y que recupera su valor de cara al año próximo, una fecha emblemática ya que se celebrará el 300 Aniversario de la reedificación de la iglesia. Y siento también como un honor haber trabajado por el patrimonio de Alcaine, el lugar donde he escogido vivir y he sido tan bien acogido por todos.

2 comentarios

  • Enhorabuena por el trabajo realizado.

  • Consuelo Gil Martin

    Es un orgullo para mi ver terminado el Retablo de la Iglesia de mi Pueblo, Alcaine, nunca será suficiente el agradecimiento a las Personas que lo llevaron a cabo, Felicidades a Rosa Luis y Carlos, que Dios os bendiga, Luis estaría muy orgulloso de ver este final. Un abrazo de corazón, hasta siempre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.