Patrimonio de Aragón estima la declaración de BIC de la Nevera de Alcaine y abre trámites para la resolución definitiva

El ayuntamiento de Alcaine solicitó la catalogación como Monumento de Interés Cultural

La importancia de contar con hielo o nieve para refrescar bebidas, mantener alimentos o su empleo para fines medicinales en algunas enfermedades, hacía necesario contar con un elemento que consiguiera mantenerlo fuera de los meses de invierno. Con esa idea surgió, desde hace siglos, la construcción de los pozos de nieve o neveras. La nevera de Alcaine, una muestra de la arquitectura popular, se construyó entre los siglos XVI y XVII para cumplir con la función de guardar la nieve o hielo hasta que en siglos posteriores fue reconvertida al uso de bodega para elaboración y almacenamiento de vino.
Las neveras se construyeron generalmente aprovechando un talud para favorecer la evacuación de la nieve fundida y con la puerta orientada al Norte para preservarlas de los vientos cálidos. En el caso de Alcaine se situó en la hoy llamada Calle de La Nevera, aprovechando su inclinación, debido al desnivel de la ladera en la que se asienta. La nieve se iba colocando en el interior del pozo a través de un agujero superior y se ponía en mantos alternos de nieve y paja para aislar y mantener mejor el frio el mayor tiempo posible. Fue realizada con yeso, piedras y ladrillos de arcilla del lugar para construir la bóveda.
Lo que hace especialmente singular a esta nevera de Alcaine es que se encuentra dentro del mismo casco urbano, habiendo dado nombre a la calle de acceso y a esa zona del municipio.

Su limpieza, consolidación y restauración fue realizada -tras su donación por los propietarios- por el Ayuntamiento, Gobierno de Aragón y el Parque Cultural del Río Martín en los últimos meses del año 2018. La cartelería instalada muestra una breve referencia a la historia y usos de estos elementos de patrimonio industrial y etnográfico, así como planos (planta y alzado) de la misma y varias fotos del antes y después de la restauración. Con ésta ya son tres las antiguas neveras visitables (además de las de Montalbán y Albalate del Arzobispo) en los municipios que integran el Parque Cultural. Queda pendiente de estudio el uso concreto que se le podría dar en un futuro (exposiciones, Centro de Interpretación u otros).

Imágenes de la nevera restaurada. Fotos: Cipriano Gil

Una resolución de la Dirección General de Patrimonio Cultural del Gobierno de Aragón, publicada el 13 de abril de 2021, estima la solicitud del Ayuntamiento de incluir la Nevera de Alcaine en el procedimiento de declaración de bien de interés cultural en la categoría de monumento.

Ahora se abre un trámite de información pública antes de dictar la resolución definitiva. Juan Ignacio Val, alcalde de Alcaine, lo tuvo claro desde el primer momento: “Cuando nos enteramos que se estaba tramitando un expediente para la declaración de bienes de interés cultural a las Neveras y Pozos de Hielo en Aragón y no estaba incluida nuestra recién recuperada Nevera, comparecimos en el expediente para solicitar su inclusión“.

Resumen de la resolución Dirección General de Patrimonio Cultural (13-04-2021)